sábado, 7 de enero de 2006

No estaba muerta, estaba de parranda...


Parecería una adaptación de las Aventuras de Tom Sawyer, pero no, ocurrió en la vida real:
Una joven de 20 años dejó pasmados a familiares y amigos cuando entró a su humilde vivienda en la provincia argentina de Salta (norte), donde la estaban velando...
Podéis leer más aquí.
Prometo no salir hasta tan tarde la próxima vez que vaya de fiesta, porque luego pasa lo que pasa.
De todas formas suelo llevar el móvil encima por si las moscas, pero vamos, que la chica parece que se excedió un poco, ya le vale a la madre no reconocer a su hija y darla por muerta.

2 comentarios:

Chasky dijo...

A lo mejor es que la madre también salió de fiesta y llego con una mierda tan grande cuando tuvo que reconocer el cadáver que el fiambre podía haber sido perfectamente su hija, moe szyslack o el oso yogui.

ratoncitoperez dijo...

Seguro, o se había fumado algo. Tuve un compañero en el instituto, que se metía de todo, un día se pegó un buen susto, cuando abrió la puerta de su casa y vió a su madre azul...